Nuestros antepasados ​​comenzaron a trabajar para Tokugawa Ieyasu en 1582 a pedido de Hattori Hanzo, y fueron empleados oficialmente por el Shogunato en 1603. Esos eran los Shinobizamurai del Período Sengoku, la mayor parte de nuestra tradición se formó durante el Período Edo. Nuestra gente dejó Iga y Mikawa y llegó a Edo para trabajar para una gran organización, por lo que desarrollaron su propia filosofía a partir de Seishin, que podría haber sido la pauta estándar para Koka e Iga shinobi. Durante el Período del Estado de Guerra, los shinobis a menudo eran contratados individualmente, así que cuando un shinobi que trabajaba para un señor feudal «A» se encontraba con su pariente que trabajaba para otro señor «B», intercambiaban información entre ellos. De vez en cuando ocurrían cosas similares. Sabiendo esto, el Shogunato Tokugawa usó solo a sus criados como nuestros antepasados ​​para recopilar inteligencia y ocuparse del trabajo relacionado con los shinobi para que los asuntos confidenciales no se filtraran. Nuestro clan permaneció en el anonimato. Se guardaron las cosas para ellos mismos. Tenían tanto cuidado de mantener un clan, que se casaron con personas del mismo origen. Pero en una cosa se volvieron bastante sobresalientes. Investigaron y estudiaron mucho. Y eso llamó la atención del Shogunato.Aunque no eran samuráis de alto rango, en la década de 1850 estaban muy familiarizados con la situación del mundo, cuando Japón aún permanecía aislado. Nuestros antepasados ​​aprendieron los cuatro libros y los cinco clásicos del confucianismo y tomaron exámenes. Por supuesto, también aprendieron otras artes. Vemos que algunos de nuestros antepasados ​​recibieron premios del Shogunato por su maestría en las artes marciales. Entonces, algunos funcionarios de alto rango como Ii Naosuke comenzaron a darles órdenes directamente. Entonces esos se convirtieron en «Tenshu shinobi». Eran los shinobi que recibían órdenes directamente de los señores. Decidimos llamar a esos antepasados ​​de la época «Ninshi». Esos eran los samuráis shinobi de élite con conocimientos especiales. Cuando un miembro nuevo comienza en nuestra orden, le pedimos a esta persona que informe sobre 5 lugares de interés. Esta es una tarea fácil, pero no todo el mundo la completa. Muchos pueden pensar que esto no tiene nada que ver con ninjutsu o ninja. Bueno, para nosotros esto es importante porque podemos conocer al nuevo ninja. Hay que saber trabajar en orden shinobi.Este año, tenemos un Zoom NinYori en nuestra Orden de Shinobi Samurai una vez al mes. Los miembros que asisten son ninshi muy dedicados. Cada vez surgen temas muy interesantes y aprendo mucho. En el NinYori del 23 de agosto, hubo una pregunta sobre la diferencia entre Heijohshin (mente calma u ordinaria) y el estado de Ku. ¿Pueden los shinobi luchar en el estado de Ku? La respuesta de Tohmoku fue «Sí, pero no lo sabías cuando estabas en el estado cerca de Ku. Solo después de pelear, cuando miras hacia atrás sobre las cosas que sucedieron, puedes darte cuenta de que estabas en ese Kyohchi (el estado mental y espiritual). Ku es no-simismo, no ego, por lo que no estás aquí como persona, eres parte de la naturaleza o el equilibrio. Sabes lo que pasa. Los acontecimientos se comprenden de forma subconsciente.Un guerrero veterano puede tener una preparación muy clara y tranquila, a veces puede predecir lo que hará su enemigo. Esto no proviene de Ku-no-Kyohchi ni de su cercanía con Ku. Definimos este estado mental, Heijohshin (mente par u orninaria). En este caso, el guerrero es consciente de todo, juzga y elige hacer las cosas correctas y adecuadas. En la mayoría de las escuelas de artes marciales japonesas, defienden una de ellas como el objetivo final del entrenamiento, heijohshin o Ku-no-kyohchi. Nuestros antepasados ​​eligieron Ku. Aunque uno pueda acercarse a Ku, uno no se convierte en santo o semidiós. Sabemos que nunca llegaremos allí, pero nos esforzamos por acercarnos brindando servicios compasivos a nuestras comunidades. Como shinobi preferimos que nuestro trabajo pase desapercibido.

Deja una respuesta